Auguste Escoffier diseño la carta del barco:

Todo lo mejor se reservó para el Titanic. Nadie podía hacer el viaje entre Europa y el Nuevo Mundo en un barco más grande, bello y lujoso. Y la cocina había de estar a la misma altura. Los mejores platos, saboreados por los pasajeros de primera clase, habían sido diseñados por el célebre cocinero francés Auguste Escoffier, denominado padre de la nouvelle cuisine. Y, a bordo del Titanic, el segundo oficial en rango de todo el barco era el cocinero en cabeza, Henry Tingle Wilde. En total, las casi cuarenta cocinas del Titanic eran atendidas por más de cien personas entre cocineros, ayudantes, carniceros, pasteleros, panaderos, supervisores y encargados.
El oficial, que tenía el mando de todo este personal, era el referido cocinero jefe, Henry Tingle Wilde. Por debajo de él se encontraban los chefs, C. Proctor y P. Roussesu, y sus ayudantes, J. Bochetez y P. Mauge, y también los encargados del café Parisien, L. Gatti Y W. Jeffery.
Los platos de la carta del Titanic fueron. Entrantes: entremeses variados y ostras. Cremas y consomés: consomé Olga y crema de cebada. Pastas y arroces: espaguetis gratinados y arroz hervido. Pescados: salmón con salsa mussolina y cocombre y filete de lenguado al curri. Carnes: filete mignon Lili, cordero con salsa de menta, cordero asado y ternera guisada. Aves: salteado de pollo lionés, pato asado con compota de manzana y paloma asada con berros.