Una forma de recortar gastos en tiempos de crisis es cultivar en vez de comprar. Y aunque no dispongamos de terreno para plantar distintos productos, con la ayuda de una terraza al aire libre, o en algunos casos tan solo una zona interior soleada, tierra y unas macetas, es posible cultivar hierbas frescas con muy poco espacio.
para luego trasplantar a una distancia de 40 cm entre plantas en el cantero.

Sobre Laurel: tiene fama de proteger de plagas e incluso del demonio y, en caso de tormenta, se decía que poner una corona de laurel alrededor de la cabeza protege de los rayos. El laurel crece a la sombra, pero odia las heladas. Sus hojas se pueden secar en un armario aireado hasta una semana, pero si se ponen marrones pierden su sabor. Se puede usar en cremas y puddings de arroz, o añadir unas hojas a los estofados, sopas y salsas para carne. Usar hojas secas para hacer pescado a la parrilla.
Cultivar el laurel: Es difícil cultivarlo, por lo que es mejor comprarlo en un centro de jardinería, protegerlo del viento, podarlo en primavera y proporcionarle líquido; regarlo bien en épocas de calor. Recoger las hojas para secar en pleno verano; las hojas frescas se pueden utilizar todo el año.