Los orígenes del Convento de San Francisco, en Santiago de Compostela, datan de cuando el Santo de Asís y sus compañeros peregrinaron a la ciudad. En esa ocasión San Francisco tuvo la revelación divina de edificar un convento en el llamado Val de Dios.

Está ubicado en pleno corazón de Santiago de Compostela, a 200 metros de la Catedral. 

Es un conjunto de belleza peculiar, que prolonga a lo largo del tiempo la memoria de la peregrinación de San Francisco de Asís a la ciudad de Santiago de Compostela en el año 1220.

En el interior de este conjunto histórico-artístico se creó en el año 1984, el Hostal San Francisco para dar acogida a peregrinos y turistas, combinando sobriedad y confort. Siendo refaccionado en el año 2000 con gran acierto, conservando lo antiguo en armonía con las comodidades modernas. 

Este Hotel Monumento cuenta actualmente con 76 habitaciones y suites, todas exteriores, con baño privado, calefacción, teléfono, TV por satélite, minibar, piscina e hidro-masaje. Se accede a él por la avenida Juan XXIII 

Se deben destacar los 48.600 metros cuadrados de zona verde, jardines, huerta, p arque, la majestuosa iglesia y dos antiguos claustros cubiertos, que son ahora salones de banquetes.

Forma parte del conjunto el Museo Tierra Santa, donde se recogen piezas de la zona desde el paleolítico hasta la actualidad. Todo expuesto en forma atractiva y moderna.

La gastronomía merece una mención especial. Una cocina basada en la preparación tradicional de platos que se nutren de excelentes productos del mar y de la huerta obtenidos de la región, con una esmerada presen-tación y servicio. Su amplia y variada bodega es el complemento ideal a una oferta que recoge lo mejor de la mesa gallega.

Por todo lo visto es el lugar ideal para celebrar una boda, disfrutando de la antigua iglesia, de los claustros convertidos en salones de banquetes y de la excelente gastronomía.