Para la propagación por gajos o esquejes en agua, colocar agua en un vaso transparente y diluir en él un analgésico; recortar los gajos, que deben tener aproximadamente 20cm, y eliminar las hojas de la base. Colocar en el vaso un papel celofán sostenido por una bandita elástica, perforar el papel con un palillo e introducir los esquejes (de esta manera, las hojas no estarán en contacto con el agua). Ubicar los vasos cerca de una ventana. 
A las dos semanas, pasar los esquejes que ya tengan raíz a una maceta que contenga 1 parte de arena y 1 de tierra negra, 1cda de harina de huesos y otra de abono de lombriz. Para no dañar las raíces, se aconseja realizar un orificio con un palillo e introducir cuidadosamente en él la nueva planta. Ubicar la maceta donde reciba el sol de la mañana y regar cada dos días. Al mes, transplantar al sustrato adecuado (ver recuadro). 
Las plantas de ciboullete no pueden propagarse por gajos; en cambio, se obtienen nuevas plantas dividiendo las matas. Para esto, desenterrar una planta y partirla al medio, procurando que las dos partes contengan hojas y raíces. Luego plantarlas, ya divididas, en una mezcla de tierra negra y arena en partes iguales y agregar 2cdas de cáscara de huevo molida. 
Si se desean cultivar varias aromáticas juntas y se elige un recipiente de mimbre, es aconsejable impermeabilizarlo utilizando un plástico transparente. Todos los recipientes deben tener una base de leca. Cada planta debe estar en una maceta individual para que tenga el sustrato adecuado. Para disimular las macetas, colocar musgo o leca en la superficie.